Pandemia por COVID-19 disminuyó en un 30% el consumo de vida silvestre, según encuesta de GlobeScan

El 46 % de los participantes mencionaron la transmisión de enfermedades de animales a humanos, como la causa originaria con más probabilidades de desencadenar futuras pandemias.

La percepción de las personas sobre las pandemias y sus vínculos con la naturaleza ha cambiado, según la encuesta realizada por GlobeScan para WWF, organización de conservación de la naturaleza en el nivel global. Las personas encuestadas en China, Myanmar, Tailandia, Vietnam y Estados Unidos, afirmaron que han consumido menos o dejaron de consumir vida silvestre por completo debido a la crisis de salud.

Estos cinco países expresaron su intención de respaldar los esfuerzos del gobierno para cerrar los mercados de alto riesgo que venden vida silvestre (85 %) y detener la deforestación (88 %), como causantes de los brotes de enfermedades. Las cifras fueron publicadas recientemente en un nuevo informe titulado ‘COVID-19: un año después: percepciones públicas sobre las pandemias y sus vínculos con la naturaleza’, a través del cual se profundizó en la comprensión de las actitudes y comportamientos del público sobre cómo abordar futuras pandemias.

Cuatro de cada cinco personas encuestadas apoyan la acciones y planes para hacer frente a estas amenazas y en el caso de que no se tomen medidas para cerrar los mercados de vida silvestre de alto riesgo, el 79 % dicen que estarían extremadamente preocupados de que surja un brote similar al coronavirus.

“La pandemia de COVID-19 ha acercado trágicamente los impactos de la actividad humana sobre la naturaleza a nuestros hogares y familias y la gente está cada vez más preocupada, exigiendo acción. Es necesario abordar los principales impulsores de los brotes de enfermedades de origen zoonóticas y adoptar un enfoque de salud en la estrategia colectiva para la prevención de pandemias globales”, dijo Marco Lambertini, director General de WWF Internacional.

El sondeo también concluyó que los principales factores que impulsan los brotes de este tipo de enfermedades incluyen la cría de vida silvestre, el cambio de uso de suelo que conduce a la deforestación y el comercio de vida silvestre de alto riesgo, que puede facilitar la propagación de enfermedades como COVID-19, Síndrome Respiratorio Agudo Grave (Sars), MERS y Ébola, al acercar a los animales salvajes a personas y animales domésticos. Por ello, la WWF solicita a las entidades gubernamentales que adopten un enfoque de salud para el comercio de vida silvestre de alto riesgo y la deforestación.